Académico y Academia - Información y Definición


Definición de Académico

El término académico proviene del griego akademia (el lugar ubicado en las afueras de Atenas donde Platón se reunía a estudiar) y es aquel que es utilizado para denominar no sólo a individuos sino también a entidades, objetos o proyectos que se relacionan con niveles superiores de educación. La variedad de los significados del concepto de académico permite que este sea utilizado no sólo para aquellos que realizan investigaciones o trabajan como tales, si no también para individuos que cursan estudios correspondientes al nivel superior.

Tradicionalmente, la Academia ha sido establecida como el espacio en el cual diferentes tipos de estudios son desarrollados, buscándose así transmitir el conocimiento adquirido por el ser humano a través del tiempo. Aunque hoy en día en una Academia o centro superior de estudios pueden llevarse adelante numerosos tipos de carreras de modo secular, en la Edad Moderna, y especialmente en países como Francia o Inglaterra, las Academias eran el lugar en el cual se estudiaban las artes y ciencias superiores para poner al servicio de los gobiernos monárquicos todos los conocimientos adquiridos. Así, era de importante fama la Academia de Francia donde los pintores recibían los conocimientos y técnicas tradicionales con el fin de establecerse como artistas oficiales del rey de turno.

Un individuo digno de considerarse académico debe contar con determinados rasgos que hacen a las habilidades, conocimientos y técnicas adquiridas, como también a las normas de comportamiento, al desarrollo de proyectos de investigación y al cumplimiento con la idea de transmisión de la sapiencia desarrollada a lo largo del tiempo. Por otro lado, el término académico también puede hacer referencia a determinado tipo de estudios que son por lo general aquellos que se realizan una vez terminada la carrera principal y que se conocen como estudios de posgrado (maestrías o doctorados). Para cursar estos estudios es necesario contar con importantes cualificaciones académicas y con el desarrollo de proyectos de investigación de diverso tipo.

Definición de Academia

Con origen en un vocablo griego que derivó en el término latino academĭa, una academia es una sociedad científica, literaria o artística establecida con autoridad pública.

La palabra surge en Grecia a partir del héroe mitológico Akademos, que contaba con una casa con jardín, un parque y un gimnasio al nordeste de Atenas, y que en esos momentos era el epicentro de toda la actividad cultural del país. Esos terrenos fueron adquiridos por Platón en el año 384 a.C. Allí, el filósofo impartió ciencias naturales, dialéctica y matemáticas, además en su predio se encontraba un olivar, un parque y un gimnasio.

Su función se extendió hasta el año 529 A.C. cuando el emperador Bizantino Justiniano ordenó su cierre por considerarla un reducto pagano. Hasta esa fecha, la escuela filosófica fundada por Platón había ido evolucionando, por lo que puede distinguirse entre antigua academia, segunda academia y nueva academia.

En nuestros días, cuando hablamos de academia o alguien hace referencia a una, inmediatamente, sabemos que se está refiriendo a un establecimiento docente o a aquellas sociedades que pueden ser científicas, literarias, artísticas y que tienen por objetivo el fomento, desarrollo y el aprendizaje de alguna actividad cultural o científica como ser la literatura, la lengua o la promoción de una ciencia específica o de alguna especialidad relacionada a estas y que mayormente han sido establecidas gracias a la voluntad económica de un estado, gobierno, empresa u organización.

Entre los ejemplos más comunes de academias nos encontramos con las academias de medicina en las que se reúnen viejos y nuevos profesionales en la misma para intercambiar y discutir las diferentes variantes médicas que existen y que además son un obligado lugar de consulta por los estudiantes dado que albergan importantísimo material documental.

Historia de Academia y Académico

Academia es un lugar docente donde se da enseñanza a los alumnos que quieren prepararse para una carrera o profesión. También se entiende con ese nombre la Sociedad científica, literaria o artística cuyo establecimiento tiene autoridad pública. En la terminología antigua se llama así al estudio de una figura entera y desnuda tomada al natural y que no forma parte de una composición.

El legendario ateniense llamado Academo tenía una casa rodeada de un gran jardín con plantaciones de olivos y plátanos, situada a dos km de Atenas. Se cuenta de este personaje que fue quien reveló a los hermanos Cástor y Polux el lugar donde se hallaba su hermana Elena (Helena de Troya).

Después el lugar se convirtió en un gimnasio y más tarde, el filósofo Platón que vivía cerca de la propiedad, se hizo con aquel jardín para impartir sus enseñanzas. Se dio el título de Academia a esta escuela filosófica fundada por Platón; sus doctrinas se fueron modificando a través del tiempo y dieron origen a otras designaciones:

  • Antigua Academia

  • Segunda Academia

  • Nueva Academia

Por extensión se dio después el nombre de academia a toda reunión de científicos, artistas y hombres de letras y de ahí al propio edificio donde se daban las reuniones.

La primera Academia de las Ciencias que se conoce en la historia fue fundada por Ptolomeo I Sóter en Alejandría. En la Edad Media, en tiempos de Carlomagno, llamaron Academia a un círculo de sabios que dirigía el profesor y eclesiástico inglés Alcuino de York (735-804), requerido por Carlomagno para esta misión.

En el siglo XV, en el Renacimiento italiano, aparecieron en Italia la Accademia Platonica (en Florencia, 1470-1521) cuyo director fue el ilustre y conocido traductor de Platón, Marsilio Ficino, y la Accademia della Crusca, también en Florencia.

En el siglo XVII, en 1635, el cardenal Richelieu fundó la Académie Française, aprovechando una sociedad particular que ya existía y que tenía el fin de cultivar la lengua francesa. Esta institución fue el ejemplo para las de Madrid, Lisboa, Estocolmo y San Petersburgo.

A lo largo del siglo XVIII y desde sus comienzos se empezaron a crear las Academias científicas y de humanidades en Alemania, Austria, Bélgica, Checoslovaquia, Dinamarca, etc.

En España hay siete Academias que residen en Madrid y que componen el Instituto de España. La más antigua es la Academia de la Lengua, creada en 1714 por Felipe V, integrada por 36 académicos. Este mismo rey creó las Academias de:

  • Medicina en 1733, con 40 académicos

  • Historia, en 1738, con 36 académicos

  • Bellas Artes de San Fernando (que se llamó en su origen Academia de Nobles Artes), en 1744, con 48 académicos

En 1847 se creó la de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, con 36 académicos. En 1857, la de Ciencias Morales y Políticas, con 33 académicos. En 1873, la de Farmacia. Existen además otras academias de gran renombre repartidas por diversas ciudades españolas.

El Primer Congreso de Academias de la Lengua Española tuvo lugar en México, en abril-mayo de 1951. En aquella ocasión España no estuvo presente. Se llegaron a los siguientes acuerdos:

  • Reunir un Congreso cada 4 años.

  • Constituir una Comisión permanente con sede en México para mantener la unidad de todas las Academias. La asociación de las Academias de la Lengua Española consta de 22 Academias.

  • Elaboración de un diccionario de americanismos.

  • Creación de una Academia portorriqueña.

El último congreso tuvo lugar en Madrid en el año 1999 con la participación de 22 Academias de lengua española.

Enseñanza Escolar en Casa

Por el amor de Dios, mantengan a sus hijos lejos de las escuelas públicas (si tienen esa opción) y de la compañía de otros hombres malos. Deben de hacer todo en su poder para evitar que el sistema escolar mundano indoctrine a sus hijos, hasta llegar tan lejos como para irse de su país, si su país obliga las escuelas públicas para sus hijos. La responsabilidad de un alma eterna es mayor que el universo y no debe de tratarse a la ligera. Si ustedes pueden darle educación escolar en casa a sus hijos pero no lo hacen, entonces realmente no se interesan por el bienestar espiritual de sus hijos.

Los padres ni siquiera tienen tiempo para pasar son sus propios hijos, por lo que inventaron el malvado dicho mundano, "Tiempo de calidad en vez de cantidad del mismo." Esta es otra tradición de los hombres que ha eliminado el mandamiento de Dios de criar y educar hijos píos. Los padres imaginan que pueden pasar alrededor de una hora con sus hijos al día, prodigando sobre ellos un amor falso y efusivo, muchas veces sobornándolos al darles lo que quieren y luego ignorarlos las restantes 23 horas. Si el infante necesita que se le cambie el pañal fuera del límite de tiempo de calidad, entonces debe sentarse en su porquería hasta que llegue la visita programada de su madre, o ella puede conseguir que alguien más desempeñe su deber. Los niños necesitan cuidados de 24 horas, no solamente una, dos, tres o doce horas al día. Criar a hijos píos es un trabajo de tiempo completo. Significa cocinar, limpiar, enseñar y vigilar cada hora del día de todos los años. Sí, es un deber, y ay de aquellos que lo rehuyen. Porque tan seguro como que Dios es el Dios de la Santa Iglesia Católica, El también los abandonará, tal como ustedes han abandonado a sus propios hijos. El dejará que ustedes se queden sentados en la porquería de sus propios pecados. Si el padre y la madre han hecho bien su deber, que digan con toda humildad, "Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que lo que ya teníamos obligación de hacer." (Lucas 17:10) En otras palabras, no se den espaldarazos, porque han hecho únicamente lo que tienen que hacer si desean tener una esperanza de salvarse y entrar en el Cielo. Si realmente se aman a sí mismo, al cónyuge y a los hijos, primero y ante todo harían lo que tienen que hacer para procurar la salvación eterna para ustedes y ellos.

¿Cómo puede un padre católico con buena conciencia dejar que sus hijos vayan a la escuela pública en donde sabe que estarán expuestos a malas influencias por parte de otros niños y a lavado del cerebro con enseñanzas como la evolución y la educación sexual? La mayoría de las cosas que aprendemos en la escuela es superfluo de todos modos y nunca se necesitará. Somos bombardeados con enseñanzas innecesarias que ocuparán mucho de nuestro tiempo. ¡Esto llevará a las almas a que se olviden de Dios y de su propio bienestar espiritual! Una de las tácticas principales de Satanás es mantener a los hombres tan ocupados que no pueden pensar en Dios. Recuerden la táctica de Satanás en contra de los israelitas. Satanás, hablando a través del Faraón, incrementó la carga de trabajo de los israelitas para que no tuviesen tiempo de adorar a Dios.

"Después de esto entraron Moisés y Aarón con el Faraón y le dijeron: Esto dice el Señor Dios de Israel: Deja ir a mi pueblo a fin de que me ofrezca un sacrificio solemne en el desierto... Díjoles el Rey de Egipto: ¿Cómo es que vosotros, Moisés y Aarón, distraéis al pueblo de sus tareas? Marchad a vuestros quehaceres… Dio orden, pues, en aquel mismo día a los sobrestantes de las obras y a los exactores del pueblo, diciendo: De ninguna manera habéis ya de dar al pueblo, como antes, paja para que haga los ladrillos: que vayan ellos mismos a recogerla; y sin embargo, les exigiréis la misma cantidad de ladrillos que hasta ahora, sin disminuirles nada; pues están holgando y por eso vocean, diciéndose unos a otros: Vamos a ofrecer sacrificio a nuestro Dios. Sean agobiados con faenas y cumplan con ellas, para que no den oídos a embustes." (Éxodo 5: 1. 4,6-9)

Si los hombres no tienen el tiempo apropiado para pensar en Dios, no únicamente un pensamiento fugaz, no tienen esperanza de encontrarlo a El. Simplemente vean alrededor de la ciudad y verán a personas que corren de aquí para allá, yendo a un paso alocado sin tiempo casi para saludar a nadie. Ya no ven a personas hablando unas con otras en forma descansada en las esquinas ni en los parques. "Velad, pues, sobre vosotros mismos, no suceda que se ofusquen vuestros corazones o entendimientos con la glotonería y embriaguez, y los cuidados de esta vida, y os sobrecoja de repente aquel día." (Lucas 21:34-36) Es solo cuando las personas piensan sobriamente, contemplan, hablan y buscan que puede haber esperanza que ellos encuentren a Dios. No es una garantía que encuentren a Dios, pero sin eso no existe esperanza alguna. "Sin fe es imposible agradar a Dios. Porque el que viene a Dios debe de creer que es: y es el que recompensa para aquellos que lo buscan." (Hebreos 11:6) "Buscad y encontraréis." (Mateo 7:7) Aquellos que buscan con un corazón sincero y genuino encontrarán, porque ellos son los elegidos que son de buena voluntad.

El sistema escolar de antes era muy distinto al de ahora, porque entonces la mayoría de los estados eran cristianos y Dios y la Biblia no estaban prohibidos en la escuela. ¿Les permitirán a sus hijos ir a la escuela pública y salir con amigos mundanos e impíos? ¡Entonces, tristemente, de hecho los perderán al mundo! Dios no nos dice tanto ahora que estemos en guardia en contra de los demonios sino en contra de los hombres (Mateo 10:17), porque lo hombres a menudo son más dañinos para nosotros que los demonios, porque los demonios pueden ser expulsados invocando los nombres santísimos de Jesús y María, pero el hombre, por otro lado, no puede expulsarse de la misma manera. Y si un hombre trata de cambiar su vida, será vilipendiado, despreciado y llamado el tonto más miserable, un bueno para nada y un hombre sin educación. ¡Muchas almas débiles tristemente regresan al vómito de reproches parecidos, por temor de perder el respeto humano!

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!