Orquideas: Cómo Cuidar, Cultivar, Fotos, Tipos, Phalaenopsis

Plantas frecuentemente utilizadas en jardinería.

Las Orquídeas son plantas herbáceas perennes de la familia Orchidaceae, clase Liliopsida (monocotiledóneas), muy abundantes. Aunque son más abundantes en los trópicos, también existen especies en ambientes templados, desde el nivel del mar a grandes altitudes. Se caracterizan por poseer flores muy vistosas, hermafroditas (ambos sexos en la misma flor), zigomorfas (con 1 solo plano de simetría), trímeras (3 sépalos y 3 pétalos) y una columna central que sustenta las estructuras reproductivas masculinas (anteras) y femeninas (pistilo) llamada ginostemo.

El pétalo inferior se llama labelo y su morfología define a los distintos géneros de orquídeas. Las flores pueden ser aisladas o en inflorescencia y son polinizadas por insectos. El polen se encuentra aglomerado, formando una masa llamada polinio el que tiene un extremo con un ensanchamiento glandular, pegajoso, que sirve para que el polinio se adhiera al cuerpo del insecto polinizador. El fruto es una cápsula seca con muchas semillas pequeñas, sin endosperma y con embrión no diferenciado.

Algunas viven en las ramas de los árboles (epifíticas), otras sobre rocas (litofíticas) y algunas en el suelo (terrestres). Las raíces de las epífiticas y litofílicas están adaptadas a vivir expuestas al aire o inmersas en materia orgánica, ya que tienen un tejido acumulador de agua llamado velo.

Tienen dos tipos básicos de crecimiento. Simpodial, en las que el nuevo crecimiento se produce en sentido horizontal, a partir de un tallo subterráneo o rizoma, generando una sub-unidad capaz de producir una flor o inflorescencia y de ser eventualmente separada de la planta (ej. Cattleya). Monopodial, en las que el nuevo crecimiento se produce en sentido vertical, con lo cual la planta crece constantemente en altura (ej. Phalaenopsis).

Como cuidar orquideas

Las orquídeas son flores hermosas y elegantes, perfectas para darle un toque decorativo único a cualquier espacio. Pero, además de su belleza, se trata de una planta muy delicada que requiere de importantes cuidados para mantenerse perfecta y en buen estado durante todo el tiempo que dura su floración. Te explicamos cómo cuidar orquídeas y hacer que luzcan saludables y hermosas.

Instrucciones

El cuidado de tu orquídea puede depender del tipo de planta que hayas elegido, sin embargo estos consejos aplican para la mayor parte de orquídeas que encontrarás en el mercado.

Un aspecto importante para cuidar tu orquídea en casa y mantenerla saludable es el espacio en el que la ubicarás. Las orquídeas son plantas delicadas que requieren de estar en un espacio muy bien iluminado, pero sin recibir la luz directa del sol o podrían marchitarse. Si por el contrario la planta no recibe suficiente luz es muy posible que no florezca, o que luzca un color marrón y una apariencia poco saludable.

Otro punto fundamental en el cuidado de las orquídeas es el riego, imprescindible para su correcto crecimiento y mantenimiento. Las orquídeas deben regarse con agua embotellada baja en minerales, el agua del grifo suele ser demasiado dura para esta delicada planta.

Es recomendable regar tu orquídea con un pulverizador, siempre tomando en cuenta la época del año: en verano necesitarán más riego que en invierno. La tierra debe mantenerse siempre un poco húmeda, si ves que no se encuentra así es momento de regalarla.

Hay que cuidar no excederse en el riego de la orquídea o las raíces podrían pudrirse. Para evitarlo, y al mismo tiempo mantenerlas húmedas, una buena idea es colocar en la base de la maceta bolas del arcilla humedecidas con agua, éstas ayudarán a que la planta estén en perfecto estado.

Es muy importante que la orquídea reciba nutrientes y la mejor forma de obtenerlos es mediante abonos específicos para esta planta, que podrás obtener en las tiendas especializadas. En el momento en el que la orquídea florece puedes añadir también vitaminas especiales para este período con el fin de mantener tu planta hermosa y saludable.

Si vives en un país con estaciones es importante que sepas que la orquídea no resiste el frío, por lo que en estos casos deberás tener la planta en el interior. Generalmente una orquídea nunca debe estar a temperaturas inferiores a 9º ni mayores a 30º.

Es importante que determines con qué especie de orquídea cuentas para darle la temperatura perfecta según sus necesidades particulares. Algunas especies puede requerir de estar incluso a 10º de diferencia entre la temperatura del día y de la noche para que se dé la floración. Este tipo de pequeños detalles hacen que sea imprescindible saber qué tipo de planta estamos cuidando.

Las orquídeas requieren de un clima con al menos 40% de humedad. Si vives en una zona seca es muy importante que intentes ofrecer a esta planta condiciones similares a las que requiere originalmente, por ejemplo instalando las bolas de cerámica húmedas en el fondo de la maceta, colocando un humificador en la zona donde se encuentra tu orquídea, o agrupando esta planta con otras para que juntas generen un clima un poco más húmedo.

Además para cuidar tus orquídeas y mantenerlas perfectas deberás también permitirle cierta ventilación diaria sin que se trate de viento fuerte que pueda dañarla. Los ambientes muy cerrados no sientan bien a estas plantas.

Una vez que la flor se ha caído, puedes podar tu orquídea cortando sus varas desde la base, así obtendrás un nuevo brote de flores saludables cuando llegue el momento de que la planta florezca nuevamente.

Otros aspectos fundamentales a tomar en cuenta para cuidar orquídeas son:

  • Elegir un envase adecuado según la especie de orquídea. Lo mejor es consultar con tu proveedor cuál es la alternativa ideal para la especie de planta que tienes.

  • La tierra en la que se siembra la orquídea debe contar con un buen drenaje para garantizar la salud de la planta. Se recomienda la tierra específica para orquídeas, que reúne todas las condiciones necesarias. Evita la tierra vegetal.

Las orquídeas son plantas hermosas y muy delicadas, que requieren de condiciones y cuidados específicos para mantenerse saludables y hermosas. Si sigues estas instrucciones conseguirás que tus orquídeas luzcan perfectas año tras año.

Cultivo de Orquideas

Siembra de orquídeas

Las orquídeas corresponden a una de las familias de plantas más numerosas del mundo. Estas se destacan por la complejidad y belleza de sus flores, las que podemos encontrar en variados colores. Si necesitas información sobre su cultivo, estos consejos te serán de utilidad para cultivar orquídeas en el hogar.

El cultivo de orquídeas requiere de temperaturas que oscilen entre los 15 y 30 grados Celsius. Debido a que es una familia de plantas tan numerosa, existen muchas especies o variedades que tienen diferentes requerimientos climáticos para su desarrollo.

Por la razón, es necesario conocer y encontrar una variedad de orquídea que se ajuste a las condiciones climáticas de la zona en que vamos a cultivar estas plantas.

Un aspecto fundamental para el cultivo de las orquídeas es la luminosidad, no es aconsejable cultivar esta planta en zonas donde reciba la radiación solar de manera directa o en zonas de sombra. Se recomienda cultivar las orquídeas bajo mallas de sombra, las cuales permiten que pase alrededor del 70% de la luz solar.

La humedad es otro factor importante en el cultivo de las orquídeas, es aconsejable que el lugar donde las plantaremos tenga valores de humedad que oscilen entre el 45 y 60%.

El sustrato donde se van a cultivar las orquídeas es un tema muy importante dentro de este cultivo. Los mejores sustratos para cultivar las orquídeas son la corteza de pino, la turba (musgos) y la perlita.

Las orquídeas se pueden reproducir a través de semillas, sin embargo es un proceso muy complicado. También la multiplicación de orquídeas se hace a través de la siembra de esquejes, que deben ser de la rama floral de las orquídeas. Este método es mucho más fácil de realizar.

Fotos de Orquideas

Tipos de orquideas

La familia de la orquídea se calcula que está compuesta por más de 30.000 especies distintas. Se las puede apreciar en casi todas las partes del mundo ya que su adaptación hizo que la planta tenga resistencia a los distintos climas y alturas de hasta 4000 metros! Igualmente la mayoría de las Orquídeas se dan en un clima tropical.

Su llamativa elegancia, duración (mucho más prolongada que otras flores) y la calidad de su flor definen a la orquídea como la planta más solicitada a nivel mundial. Se pueden lucir tanto en el jardín como en un ambiente cerrado; su casa, oficina, local, evento, hoteles o en el lugar que más le guste. Hay muchos tipos de Orquídeas pero la más famosa es la Phalaenopsis seguida por la Dendrobium.

Orquídea Phalaenopsis

Estas plantas son ideales para crecer en interiores y muy lindas para el decorado de su hogar y jardín. También se utilizan mucho para ambientar: eventos, oficinas, salas de recepción, donde más le guste. Este tipo de orquídea blanca florece a principios de verano y es ese momento cuando sus flores toman un lindísimo tono. Con la temperatura adecuada sus flores pueden durar meses. Las orquídeas Phalaenopsis son conocidas como la orquídea "polilla" por la aparición del aleteo de sus flores que se asemejan al movimiento de las alas de una mariposa en vuelo. Este tipo de orquídea es excelente para aquellos que recién se están incorporando en el ambiente de las flores, son llamativas y de colores básicos. Darán un toque de muy buén gusto.

Orquídea Dendrobium

El Dendrobium es una orquídea mediana. Es una planta que siempre mantiene el verde. Estas orquídeas crecen durante todo el verano, para tomar un largo descanso durante el frío invierno. Las flores de la orquidea Dendrobium requieren luz brillante, masetas chicas con buen drenaje y una correcta humedad de un aprox 60%. 

Orquídea Cymbidium

El Cymbidium es una orquídea extraordinaria perennifolia que puede ser cultivada en maseta o bién en su jardín. La Orquídea Cymbidium proviene de Australia, de Africa y varios países más de Asia. Esta espectacular planta se logró gracias a varios cruces entre distintas especies de orquídeas. La flor del Cymbidium puede ser blanca, rosa o bien amarilla. La elegancia de las flores de esta orquídea decora cualquier ambiente.

Orquídea Oncidium

El Oncidium es un Herbaceo parennes. Es una planta que florece en el otoño y en el invierno toma colores amarillos, no es muy grande y puede llegar a crecer hasta unos 60 cm. En invierno pierde las hojas! Si usted desea abonar a ésta orquídea evite hacerlo durante el invierno e intente que el fertilizante no esté mucho tiempo en contacto con las raices. Nuestros Oncidiums son flores ideales para el interior de la casa y la mayoría de ellos crecen mucho mejor en climas cerrado como lo es un Hogar. 

Orquideas Phalaenopsis

Es un género con numerosas especies y variedades comúnmente llamadas orquídeas mariposas, orquídeas alevillas y también orquídeas boca, con alrededor de 60 taxones descritos.

Las Phalaenopsis se encuentran entre las orquídea más conocidas y difundidas en el cultivo. Originarias de las Indias orientales, Filipinas,Indonesia y de Australia. Su nombre lo deben a su forma de mariposa y fue otorgado en el año 1752 por el botánico C. L. Blume a partir de ejemplares provenientes en la isla de Java, a los que comparó con las polillas tropicales (mariposas nocturnas) cuando emprenden el vuelo. Generalmente son epífitas, aunque las hay también litófitas. Las raíces son gruesas y están revestidas por un tejido esponjoso denominado velamen que utilizan para la absorción de agua y nutrientes.

Poseen de 4 a 5 hojas grandes, coriáceas y carnosas de color verde oscuro, pueden tener hasta 10 cm de ancho y hasta 50 cm de largo. En las Phalenopsis, las hojas son primordiales pues estas son el único órgano de almacenamiento de agua, ante la ausencia total de pseudobulbos. Florecen 2 ó 3 veces al año en dependencia del cultivo, su floración puede durar de 6 a 10 semanas. Las flores normalmente son grandes con sépalos casi iguales entre ellos, muy abiertos y llanos. Los pétalos generalmente son más grandes que los sépalos con un labelo trilobulado con los lóbulos laterales curvados hacia el interior.

Son nativas del sudeste asiático, a partir de las montañas del Himalaya hasta las Filipinas, Indonesia y Norte de Australia.

LUZ: Proveer luz brillante pero nunca sol directo en sus horas de mayor intensidad. El color de las hojas muy oscuro indica poca luz, el color amarillento indica demasiada luz, el color ideal es el verde lechuga.

TEMPERATURA: Noches de 15° mínimo y días de 25°, agradecen una diferencia de unos 10° entre el día y la noche, sobre todo en otoño.

RIEGOS: Dejar secar el sustrato entre riegos, esto puede significar regar una vez cada 10 días en invierno y hasta 2 o 3 veces por semana en verano.

AGUA: El agua ha de ser blanda, sin cal, puede ser agua de lluvia, de osmosis inversa, o agua mineral de mineralización débil.

ABONADO: Es conveniente usar un abono equilibrado para plantas delicadas, (sin urea), por ejemplo para violetas africanas, y usarlo a mitad de la dosis indicada en el irasco. La norma de abonado es "weekly,weakly", o sea una vez a la semana ( algo menos en invierno ) y con abonado muy ligero.

SUSTRATO: Cada 2 años, más o menos, el sustrato se degrada y hay que cambiarlo. Se suele utilizar, corteza de pino cortada a trocitos y hervida, arlita, coco y otros sustratos aireados, nunca tierra de macetas.

HUMEDAD: Es conveniente que la humedad ambiente sea lo más alta posible, en verano se las puede vaporizar de vez en cuando. Se puede poner sobre un plato con agua y gravilla, de manera que la parte inferior de la maceta no toque el agua, ya que esto podría provocar podredumbre de raíces.

FLORACIÓN: Las Phalaenopsis suelen iniciar sus varas florales a partir de Octubre (para florecer en Marzo), para ello es muy importante que aprecien la bajada de temperaturas nocturnas que se produce al exterior en estos meses, por eso, aunque se las cultive en interior durante todo el año, es conveniente sacarlas a un balcón por las noches en Septiembre. En cuanto se aprecia el inicio de una vara en la axila de las hojas, se las puede volver a dejar dentro de casa. La floración de una Phalaenopsis puede durar hasta 3 o 4 meses, pudiendo hacer 2 o más varas nuevas al año, cuando son adultas. Al finalizar la floración, hay que dejar reposar la planta dos o tres semanas, con menos riego y sin abonarla. Para conseguir una segunda floración, mantener la vara floral hasta que seque. Se puede cortar la vara a ras, o cortarla justo por debajo de la primera flor, dejando así un trozo de unos 15 cms, en ese trozo se pueden observar unos nudos cada 8 o 10 cms. De esos nudos puede volver a florecer, incluso al año siguiente, juntándose así a veces con varias varas de flor a la vez.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!