Alquiler y Contrato de Arrendamiento, Pisos Alquiler, Casas en Alquiler


Alquiler o arrendamiento es un contrato por el medio una parte se compromete a transferir temporalmente el uso de una cosa mueble o inmueble a una segunda parte que se compromete a su vez a pagar por ese uso un determinado precio.

Un contrato de alquiler o de arrendamiento es una de las operaciones inmobiliarias financieras más comunes que tiene lugar en todas partes del mundo y respecto de todo tipo de objetos. En este contrato existen dos partes, de las cuales una es considerada arrendador y es propietaria del objeto en particular que pondrá a concesión de la parte considerada arrendataria para que esta última la utilice y ofrezca por ese uso un pago acordado previamente.

Un arrendamiento puede darse respecto de una cosa, como un objeto, un dispositivo o máquina, un servicio, como un bien o un trabajo, y una propiedad inmueble, como una vivienda u oficina.

A menudo, el pago por el uso de la propiedad mueble o inmueble ocurre una vez por mes, durante todos los meses que se extienda el contrato de arrendamiento, y en ese caso es denominada renta o alquiler. Pero también puede ocurrir que el pago por el uso de la propiedad ocurra de una sola vez, cubriendo el precio total acordado. Otro tipo de renta es la que, a partir de los productos económicos que genera la propiedad arrendada, el arrendador reciba un porcentaje parcial de los mismos.

Los alquileres más comunes son los que tienen lugar involucrando a un propietario de una vivienda que quiere alquilarla parcial o totalmente a terceros y que les cobra una suma mensual por el usufructo de la propiedad u oficina. Muchas personas en el mundo alquilan su vivienda o su oficina por razones de comodidad, ahorro o potencialidad económica. A su vez, una persona puede subalquilar aquella propiedad que arrenda, permitiendo que otros ocupen alguna de las habitaciones de la propiedad en cuestión.

¿Qué es un Contrato de Arrendamiento?


Un arrendamiento es un contrato entre un arrendador y un arrendatario. Una vez que las partes firman un contrato de arrendamiento, usualmente ellos estarán legalmente obligados a los términos del mismo, siempre que esos términos no vayan en contra de la ley sobre el arrendador y el arrendatario. Un contrato de arrendamiento verbal puede ser legalmente obligatorio pero es mejor tener un contrato por escrito pues así las obligaciones y derechos de las partes quedarán claramente establecidos. El contrato de arrendamiento debe establecer quién es el responsable de pagar las cuentas de los servicios y deberá expresar las responsabilidades de cada parte sobre el cuidado del edificio. No firme un contrato de arrendamiento con espacios en blanco, y no confíe en promesas hechas por una parte pero no incluidas en el contrato. Si usted tiene alguna pregunta acerca de las disposiciones de un contrato, hable con su abogado antes de firmar. Se le deberá proporcionar una copia del contrato, consérvelo en un lugar seguro durante cinco años después de que usted haya dejado el departamento.

Definición de Alquiler


El concepto de alquiler deriva del árabe hispánico alkirá o alkirí, que a su vez proviene del árabe clásico kirā’. El término se utiliza para nombrar a la acción y efecto de alquilar, y al precio en que se alquila algo.

El verbo alquilar, por su parte, consiste en pagar una suma convenida entre las partes para hacer uso de un inmueble, mueble o animal durante un determinado periodo de tiempo. Esta práctica suele estar regida por un contrato de arrendamiento, que impone derechos y obligaciones a ambas partes.

En su sentido más básico, el contrato de alquiler o arrendamiento obliga al arrendador (o locador) a transferir de forma temporal el uso de un mueble o inmueble al arrendatario (o locatario), quien se obliga a pagar un cierto precio por ese uso.

Este precio puede ser abonado de manera periódica (por ejemplo, mensual), con lo que se constituye como una renta. Otra alternativa es que el precio sea abonado de una única vez, ya sea al comienzo o al final del alquiler.

También es posible que el precio no se pague en dinero, sino en especies. Esta modalidad es común cuando lo que se alquila es un campo o una finca, y el arrendatario paga con los cultivos o productos que obtiene a partir de la explotación de la cosa arrendada.

El arrendador está en condiciones de exigir la finalización del contrato ante la falta de pago del alquiler, el uso de la cosa arrendada en contravención al convenido o los daños graves que el arrendatario pudiera causar a lo arrendado.

Definición de Arrendamiento


La palabra Leasing proviene del inglés y es posible traducirla como “arrendamiento”, “alquiler”, “contrato de arrendamiento” o “arrendamiento financiero”. Por arrendamiento se comprende un contrato realizado entre dos partes, compuestas por un arrendador financiero y un arrendatario financiero.

El contrato de arrendamiento consiste en que el arrendatario financiero obtiene el derecho al uso de cierto bien que ha sido proveído por el arrendador financiero a cambio del pago de rentas periódicas.

La utilización de dicho bien por parte del arrendatario tiene un plazo establecido en el contrato, que al momento de cumplirse le permite escoger entre varias opciones, entre las que puede devolver el bien, asi como también renovar el contrato para continuar arrendandolo por un período de tiempo que, usualmente, es más corto al anteriormente establecido. Existe una última opción que consiste en comprar el bien a un precio residual, es decir, adquirirlo al monto calculado a partir de la diferencia obtenida entre el precio original en el que arrendador adquirió el bien (en el que se incluyen a demás los intereses y gastos asociados al uso del bien) y las sumas de dinero que el arrendatario ha ido aportando a través de la renta.

Fundamentalmente, existen 2 tipos de arrendamiento, entre los que encontramos el Arrendamiento Financiero. Para que un contrato de arrendamiento se defina como tal el arrendador deberá traspasar la propiedad del bien en cuestión al arrendatario, y debe además considerarse que la duración del contrato de arriendo debe ser a lo menos de un 75% de la vida económica del bien. Por último, como se ha mencionado anteriormente, el arrendatario, si así lo requiere, podrá adquirir el bien, devolverlo o bien renovar el contrato.

Encontramos también el Arrendamiento Operativo que consiste en un contrato en el que el período de arriendo del bien se realiza por períodos más cortos, y donde además, el arrendatario tiene la opción de devolverlo en el momento que le parezca más adecuado, sin aviso previo. Se trata de un contrato mucho más flexible, y es esta la razón de que este tipo de contrato sea el más utilizado.

Como podemos ver las ventajas del arrendamiento son variadas, sin embargo, la más importante consistiría en la posibilidad de obtener determinado bien aún sin contar con con el monto de dinero total necesario para su compra. A través del arrendamiento es posible obtenerlo y darle uso a través del establecimiento de un contrato (con posibilidades de adquirirlo) con un arrendador que lo compra y a quien se le debe pagar una renta a cambio de su préstamo. Como un ejemplo, el arrendamiento en la actualidad se ofrece en algunos lugares para adquirir automóviles, con la opción de compra o recambio por un modelo más nuevo pasados un par de años. Puede ser bastante conveniente, dependiendo del caso.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!