Libertad: ¿Qué es la Libertad? Frases de Libertad, Definición, Concepto, Significado

Libertad

Se entiende por libertad a una de las condiciones más intrínsecas del ser humano, aquella que sin embargo ha sido por muchos siglos restringida para muy importantes grupos de la sociedad. De acuerdo a las Declaración Universal de Derechos Humanos, la libertad no puede ser separada de la condición humana ya que todos los individuos nacen libres y no pueden ni deben ser sojuzgados de ninguna forma. La libertad es entonces la capacidad que tiene el sujeto humano para tomar todo tipo de decisiones en lo que respecta a su estilo de vida, a sus creencias, a sus valores y a sus modos de conocimiento, sino también de asumir las consecuencias que tengan las citadas decisiones y de responder de las mismas ante quien corresponda en cada momento.

El término libertad también se halla (falsamente) relaciona con la Revolución Francesa

En la actualidad, el término libertad se halla íntimamente (pero falsamente) relacionado con la Revolución Francesa, momento histórico en el cual se establecieron las bases para la llamada libertad política de los ciudadanos aparte de la Iglesia Católica. La Revolución Francesa también fue la base para otros peligrosos “libertades” sociales y civiles de los individuos, tales como la libertad pensamiento y de expresión de las ideas.

Algunas citas relevantes:

San Papa Pío IX, Syllabus de Errores, 8 de diciembre de 1864, #55: “La Iglesia debe estar separada del Estado, y el Estado debe estar separado de la Iglesia.” – Condenado.

Con respecto a la libertad de pensamiento y de expresión de las ideas:

Papa Gregorio XVI, Mirari vos (# 15), 15 de agosto de 1832: “Debemos también tratar en este lugar de la libertad de imprenta, nunca suficientemente condenada, si por tal se entiende el derecho de dar a la luz pública toda clase de escritos; libertad, por muchos deseada y promovida. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar qué monstruos de doctrina, o mejor dicho, qué sinnúmero de errores nos rodea, diseminándose por todas partes, en innumerables libros, folletos y artículos que, si son insignificantes por su extensión, no lo son ciertamente por la malicia que encierran.”

Papa León XIII, Libertas, (# 42), 20 de junio de 1888: “De lo dicho se sigue que no es lícito de ninguna manera pedir, defender, conceder la libertad de pensamiento, de prensa, de enseñanza, ni tampoco la de cultos, como otros tantos derechos correspondientes al hombre por naturaleza.”

Papa León XIII, Inmortale Dei, (# 34), 1 de noviembre de 1885: “Así Gregorio XVI, en su Carta Encíclica que comienza Mirari Vos, del 15 de Agosto de 1832 condena en gravísimos términos lo que entonces ya se propalaba: que en materia de culto divino no había necesidad de escoger, que cada cual es libre de opinar sobre la religión lo que le plazca, que el juez de cada uno es únicamente su propia conciencia, que, además, cada cual puede publicar lo que se le antoje y que igualmente es lícito maquinar cambios políticos.”

La libertad hoy en día se relaciona principalmente con la noción de que todo individuo nace libre y que ningún aspecto de su existencia puede ser determinado por otro en su adultez.

Para Aristóteles, la libertad está ligada a la capacidad de decidir por si mismo en el ser humano, y estaba ligada a la moral. Según San Agustín, la libertad consiste en la realización efectiva del bien, para alcanzar la beatitud.

¿Qué es la Libertad?

La libertad es un concepto que hace referencia a muchos aspectos de la vida humana. Comúnmente se le define como aquella facultad natural que posee el ser humano de poder obrar según su propia voluntad. También es posible comprender la libertad como aquel estado en el que el hombre no está siendo esclavizado ni preso por otro. Se trata de un concepto que hace alusión a aquellos aspectos relacionados con la independencia, con la licencia para realizar aquello que se estime adecuado o conveniente.

Etimológicamente la palabra viene del latín "liber", lo que se interpreta como "persona cuyo espíritu de procreación se encuentra activo", esto derivado del significado que tiene la incorporación del hombre a la sociedad al alcanzar su madurez sexual, para que comience a asumir responsabilidades. Si bien este dato aporta luces sobre el origen de la palabra, no satisface como explicación de este importante valor humano.

El concepto de libertad es algo que a lo largo de la existencia humana nos ha hecho reflexionar en múltiples sentidos, siendo uno de los temas fundamentales de la filosofía. Lo anterior, debido a que muchas veces, el hacer siempre aquello que deseamos nos lleva por el camino equivocado, lo que a fin de cuentas, puede terminar por esclavizarnos a algo (no se debe confundir libertad con el libertinaje). Por lo tanto, la libertad de obrar según la propia voluntad puede terminar por hacernos perder la tan deseada libertad. También para algunas corrientes de la filosofía, la libertad tiene relación con la autonomía, que se entiende como la dimensión de la razón que permite al ser humano pensar dándose normas a si mismo sin que medie autoridad alguna (definición que impulsó el filósofo Immanuel Kant), lo que conlleva a la responsabilidad personal y social.

Otro de los problemas y contradicciones con los que se enfrenta la libertad guarda relación con la necesidad de normar la vida humana en el mundo. Todas las naciones y sociedades formadas sobre el planeta poseen leyes y normas que rigen el comportamiento humano; podría pensarse por esto que no poseemos libertad alguna. Pero cabe preguntarse por la forma que adquiriría la vida en sociedad si no existiesen dichas normas y pautas de conducta. Porque una vez se pierde la fe, el pecado abunda y se sale en espiral del control, produciendo los resultantes frutos malignos. “Agustín tenía la costumbre de decir ‘Cuando se remueven todas las ataduras por las cuales se mantienen los hombres en el camino angosto de la verdad, su naturaleza, la cual ya está inclinada al mal, los impulsa a la ruina.’” (Pope Gregory XVI, Mirari Vos, 1832)

Religión en Libertad - Lo que la Libertad no es

La libertad es un término tan complejo y difícil de definir en cuestión de un par de palabras, que puede ser analizado desde diversos aspectos: desde el aspecto filosófico y la noción de libertad como elemento intrínseco del ser humano; desde el aspecto sociológico y la idea de la libertad del individuo sobre el ente social conjunto; desde el nivel antropológico y la comprensión de la libertad a lo largo de los pueblos; desde el punto de vista psicológico y su análisis de la libertad personal de cada sujeto o desde el punto de vista político y la idea de libertad política sobre cualquier tipo de abuso o censura.

Sin embargo, la Iglesia enseña que los Estados deben prohibir la profesión y propagación pública de las religiones falsas que conducen las almas al Infierno.

San Papa Pío IX, Syllabus de Errores, #78: “Por esto es de alabar la legislación promulgada en algunas naciones católicas, en virtud de la cual los extranjeros que a ellas emigran pueden ejercer lícitamente el ejercicio público de su propio culto.” – Condenado.

San Papa Pío IX, Syllabus de Errores, 8 de diciembre de 1864, #77: “En la época actual no es necesario ya que la religión católica sea considerada como la única religión del Estado, con exclusión de todos los demás cultos.” – Condenado.

Atención, la idea que la religión católica no deba ser la única religión del Estado, con exclusión de todas las otras religiones, está condenada. Esto significa que la religión católica debe ser la única religión del Estado y que las otras deben ser excluidas del culto, profesión, práctica y propagación pública.

La Iglesia Católica no obliga a los no creyentes a creer en la fe católica, puesto que la creencia (por definición) es un acto libre de la voluntad.

Papa León XIII, Immortale Dei (#36), 1 de noviembre de 1885: “También suele la Iglesia procurar con grande empeño que nadie sea obligado a abrazar la fe católica contra su voluntad, pues, como sabiamente advierte San Agustín, «nadie puede creer sino voluntariamente».”

En Quanta Cura, el Papa Pío IX condena también la idea de que a todo hombre se le debe garantizar el derecho civil a la libertad religiosa.

Papa Pío IX, Quanta Cura (# 3), 8 de diciembre de 1864: “Y como consecuencia de esta idea de la gobernación social absolutamente falsa, no dudan en consagrar AQUELLA OPINIÓN ERRÓNEA, en extremo perniciosa a la Iglesia Católica y a la salvación de las almas, llamada por Gregorio XVI, Nuestro Predecesor, de feliz memoria, locura, ESTO ES, QUE «LA LIBERTAD DE CONCIENCIAS Y DE CULTOS ES UN DERECHO PROPIO DE CADA HOMBRE, QUE TODO ESTADO BIEN CONSTITUIDO DEBE PROCLAMAR Y GARANTIZAR COMO LEY FUNDAMENTAL (…)».”

Pero el Vaticano II enseña justamente todo lo contrario:

El documento del Vaticano II, Dignitatis humanae #2: “Este Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Esta libertad consiste en que todos los hombres han de estar inmunes de coacción, tanto por parte de individuos como de grupos sociales y de cualquier potestad humana, y esto de tal manera que, en materia religiosa, ni se obligue a nadie a obrar contra su conciencia, ni se le impida que actúe conforme a ella en privado y en público, sólo o asociado con otros, dentro de los límites debidos (…) Este derecho de la persona humana a la libertad religiosa ha de ser reconocido en el ordenamiento jurídico de la sociedad, de tal manera que llegue a convertirse en un derecho civil.”

El documento del Vaticano II, Dignitatis humanae #2: “Por lo cual, el derecho a esta inmunidad permanece también en aquellos que no cumplen la obligación de buscar la verdad y de adherirse a ella, y su ejercicio, con tal de que se guarde el justo orden público, no puede ser impedido.”

El Vaticano II enseña que la libertad religiosa debe ser un derecho civil, lo cual está directamente condenado por el Papa Pío IX. El Vaticano II dice también que este derecho a la libertad religiosa se aplica tanto al ámbito de expresión público como privado: y que a nadie debe impedírsele la expresión pública o la práctica de su religión. La enseñanza del Vaticano II es una herejía directa contra el magisterio infalible del Papa Pío IX y de una multitud de otros Papas. La enseñanza del Vaticano II sobre la libertad religiosa podría añadirse literalmente al Syllabus de Errores condenados por el Papa Pío IX.

¿Qué es el Concilio Vaticano II?

El Vaticano II fue un concilio que se celebró entre los años 1962 a 1965. El Vaticano II fue un falso concilio que constituyó una revolución contra los 2000 años de enseñanza y tradición católica. El Vaticano II contiene varias herejías que fueron directamente condenadas por los Papas y concilios infalibles del pasado. El Vaticano II se propuso dar a los católicos una nueva religión. En el período después del Vaticano II, se produjo cambios masivos en todo aspecto de la fe católica, incluso la implementación de una Nueva Misa.

También el Vaticano II introdujo nuevas prácticas e instauró una nueva visión con respecto a las otras religiones. La Iglesia católica no puede cambiar su enseñanza sobre las otras religiones y cómo ella considera a las otras religiones, ya que aquello son verdades de fe entregadas por Jesucristo. El Vaticano II intentó cambiar esas verdades de la Iglesia católica.

El Vaticano II fue convocado por Juan XXIII y fue solemnemente promulgado y confirmado por Pablo VI el 8 de diciembre de 1965. El Vaticano II no fue un concilio general o ecuménico de la Iglesia Católica porque fue convocado y confirmado por herejes manifiestos (Juan XXIII y Pablo VI), quienes no fueron elegibles para la elección papa. Los frutos del Vaticano II son evidentes para todos. Cualquier católico honesto que haya vivido antes del concilio y lo compara con la religión en su propia diócesis, puede atestiguar el hecho de que el Vaticano II inauguró una nueva religión.

Ha habido 260 papas válidos en la historia católica, y más de 40 antipapas (es decir, los hombres que se hicieron pasar como papas, pero no fueron elegidos verdaderamente). Ha habido más de 200 vacancias papal (períodos sin un papa). Los datos disponibles en este sitio web demostraran que los últimos cinco hombres que han afirmado ser papas – Benedicto XVI, Juan Pablo II, Juan Pablo I, Pablo VI y Juan XXIII, los hombres que trajeron el Vaticano II – han sido y son antipapas. Probamos que son o han sido herejes manifiestos y no verdaderos católicos. En esta sección se defiende la enseñanza católica y la enseñanza de los Papas verdaderos; expone manifiestamente a los antipapas heréticos que falsamente se hicieron pasar como líderes de la Iglesia Católica.

Definición de Libertad

La libertad es un concepto abstracto de difícil definición. La noción suele estar vinculada a la facultad del ser humano que le permite llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad.

LibertadA partir del siglo XVIII, la libertad comenzó a unirse a otras facultades, como la justicia y la igualdad. Este cambio social fue acompañado por el desarrollo de nuevas formas de organización de la sociedad y el surgimiento de regimenes políticos hasta entonces inéditos.

Un ser libre no está atado a la voluntad de otros de forma coercitiva. La libertad garantiza el respeto por la voluntad individual e implica que cada individuo debe hacerse responsable de sus actos. Se conoce como libertinaje a la libertad absoluta que lleva al descontrol social.

Por ejemplo: una persona puede hacer uso de su libertad para instalar un negocio y obtener, a través de la actividad comercial, los recursos que le permitan subsistir. Esa libertad, sin embargo, está limitada por la ley. La persona no estará autorizada a vender productos ilegales y tendrá que pagar impuestos. Estas obligaciones, por supuesto, exceden la voluntad del sujeto y, sin embargo, no atentan contra su libertad. En otras palabras, no existe la libertad humana absoluta.

Otro análisis de la libertad está vinculado a cuestiones psicológicas o metafísicas. La esencia de la libertad, en cierta forma, nunca puede ser afectada ya que existe dentro de cada persona (para pensar o sentir).

Concepto de Libertad

Palabra proveniente del latín libertas, designa el accionar humano o animal libre de ataduras. Se dice que un pájaro es libre cuando no está enjaulado, o que un animal del zoológico no es libre, pues posee limitaciones para su desplazamiento.

En el hombre la libertad comprende mayores situaciones, pues es un ser racional por lo cual la libertad puede ser física o de expresión de sus pensamientos.

Ya en la antigua Roma los hombres se distinguían en esclavos y libres, según que estén sometidos o no, a la potestad de un amo. Los esclavos eran hombres pero no personas, pues no tenían ni derechos ni deberes asignados por las leyes, teniendo un dueño, al igual que los animales o las cosas.

La libertad, modernamente, es entendida como hacer todo aquello que uno desee dentro del marco de la ley, que establece límites a esa facultad, en miras a no impedir igual derecho en otras personas, que a su vez atentarían contra derechos de otros. Si se dejara hacer cualquier cosa, estaría permitido robar, y el propio sujeto que ejerciera ese derecho sería susceptible a su vez, de ser robado. La ley, por lo tanto impone límites a la libertad, pero a su vez, se constituye en garantía de su eficaz ejercicio.

La libertad de locomoción es la posibilidad de trasladarse de un lugar a otro. Solo puede ser restringida en caso de comisión de un delito, en cuya virtud la persona haya sido sometida al debido proceso, y se halle purgando una condena privativa de libertad (de reclusión o prisión).

La Verdadera Libertad

  • La libertad: ideas rápidas sobre la libertad. ¿Quién no decide es más libre?, ¿elegir el mal deteriora la libertad?, ¿qué es y cómo crece la libertad?

- Libertad es una palabra que nos gusta oír. Somos partidarios de la libertad. Pero al mismo tiempo algo nos hace pensar que hay matizaciones y aspectos menos claros. Por ejemplo, la libertad de un asesino es una libertad malvada, mal empleada. Comencemos, pues, a matizar.

  • A. ¿Quién es más libre?

  • B. Aclarando lo que la libertad no es.

  • C. ¿Qué es y cómo crece la libertad?

A. ¿QUIEN ES MÁS LIBRE?

1. ¿Es más libre el que siempre sigue sus caprichos?: Más bien es esclavo de sus apetencias. Así lo reconocía una joven que afirmaba: "Me gusta sacrificarme de vez en cuando, pues esto me hace sentirme libre".

2. ¿Un caballo salvaje es libre?: Ningún animal es libre. Un caballo salvaje parece gozar de libertad de movimientos, pero los instintos le dirigen inevitablemente. Sólo los seres inteligentes son libres.

3. ¿Es más libre quien cambia de criterios según el ambiente?: Más bien es esclavo del ambiente, como una veleta no se mueve por sí misma sino al dictado del viento. Otra cosa diferente es la persona que sin faltar a sus ideales sabe manejarse con flexibilidad.

4. ¿Quien no decide es más libre?: Es más indeciso. Aparenta más libertad porque tiene más opciones donde escoger al no haberse comprometido con ninguna. Pero en realidad no se es más libre por el número de opciones sino por saber descubrir y elegir las correctas. El recién nacido y el animal salvaje tienen muchas posibilidades, pero no son libres. Quien nunca decide deteriora su libertad pues en ocasiones futuras le será más difícil escoger. Por otro lado, mientras no se decida está eligiendo no actuar y su pasividad le domina.

5. Quien no tiene metas en su vida es más libre?: El barco mercante que nunca llega a puerto es inútil, por mucho que navegue. La inteligencia que no descubre verdades es defectuosa, por mucho que piense. La libertad sin fines donde ir es una herramienta inservible. La mejor libertad es la que conduce a puertos mejores.

B. ACLARANDO LO QUE LA LIBERTAD NO ES

1. ¿Puesto que soy libre puedo hacer lo que me da la gana?: Bueno, pero esto no significa que dé lo mismo. No es indiferente escoger el bien o el mal. No da igual conseguir dinero mediante el trabajo o a base de robos y asesinatos. En ambos casos son decisiones libres, pero una es equivocada y malvada. Somos responsables de nuestras elecciones.

2. ¿La libertad humana es absoluta?: Es limitada. No podemos respirar bajo el agua, ni volar, etc. No somos todopoderosos, pero dentro de nuestras limitaciones podemos dirigir nuestra vida en un sentido u otro.

3. ¿Libertad es capacidad de elegir?: Los animales y seres privados de razón también escogen, pero no son libres. (Y no se les encarcela porque no son responsables de sus actos). La libertad requiere elegir inteligentemente.

4. ¿Libertad es capacidad de elegir el mal?: No. No. El ser más libre de todos es Dios y nunca escoge el mal. Elegir el mal es un error de la inteligencia o de la voluntad. Manifiesta que hay libertad pero una libertad defectuosa, capaz de equivocarse. Precisamente del mal hay que librarse. ("Líbranos del mal").

De modo semejante, quien hace un razonamiento equivocado muestra que piensa, pero su inteligencia es pobre. Las cosas no se definen por sus errores: la inteligencia no es la facultad de fallar razonando; un coche no es un medio de accidentarse viajando; la libertad no es la capacidad de equivocarse eligiendo. No se trata de escoger deliberadamente mal sino bien. La mejor libertad es la que siempre reconoce y elige el bien, como la mejor inteligencia es la que razona siempre bien alcanzando la verdad.

C. ¿QUÉ ES Y CÓMO CRECE LA LIBERTAD?

1. La libertad requiere el uso de la inteligencia y de la voluntad. Es una capacidad propia de los seres inteligentes que eligen empleando su inteligencia y voluntad.

2. La libertad necesita de la verdad. La libertad requiere: del entendimiento (facultad que busca la verdad) y de la voluntad (facultad que busca el bien). Usando ambas el hombre puede determinar dónde está el bien verdadero y escogerlo.

3. Definiciones de libertad. Estas tres definiciones coinciden:

  • Capacidad de elegir inteligentemente.

  • Capacidad de realizar acciones deliberadas.

  • Capacidad de elegir el bien previamente conocido.

4. ¿Puede crecer la libertad?: Puede aumentar en el sentido de adquirir mayor facilidad de conocer y escoger el bien. Mejorará a base de realizar buenas elecciones, pues se crea el hábito de optar por el bien.

5. ¿Cómo disminuye la libertad?: Disminuye con los pecados, pues los vicios dificultan elegir bien. "El que peca es esclavo del pecado". Por ejemplo, la persona que se deja vencer por la pereza cada vez se vuelve más perezosa y le cuesta escoger bien en asuntos que supongan esfuerzo.

6. ¿Quiénes ayudan a ser libres?: Los que difunden la verdad -"la verdad os hará libres"-, y ayudan a escoger el bien. Por ejemplo, quien invita a un amigo a drogarse le dificulta la libertad atándole a ese defecto; en cambio, quien anima a trabajar, rezar o comportarse bien facilita el buen ejercicio de la libertad.

7. ¿Dónde se da la mayor libertad?: En el cielo, donde la inteligencia y voluntad alcanzan su mayor perfección, descubren con toda facilidad donde está el bien verdadero y eligen siempre con acierto.

8. ¿Las leyes obstaculizan la libertad?: Depende. Si fomentan el mal y estorban al bien, entonces dificultan la libertad. En cambio, las leyes correctas favorecen la libertad en dos sentidos:

  • Libertad es capacidad de elegir el bien. Si las leyes dificultan el mal, entonces favorecen las decisiones correctas y la libertad. Siempre que dejen un margen para la propia determinación no siendo normas excesivamente detallistas.

  • La libertad propia se mueve habitualmente en roce y conflicto con otras libertades. Entonces es necesario un ordenamiento que regule las relaciones humanas. Sin esto, imperaría la ley del más fuerte aplastando la libertad de los demás. En este sentido, las leyes son imprescindibles para la libertad humana.

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!