Utopía: ¿Qué es Utopía? Utopía Significado, Definición de Utopía

Utopía

Plan, sistema, proyecto, etc. considerado deseable o conveniente pero que parece irrealizable.

La palabra procede del griego (topos = lugar, precedido de la u privativa) y significa sin lugar, el no lugar o en ningún lugar. La inventó Tomás Moro, intelectual, político y humanista inglés (siglo XV-XVI), que tituló así su más conocido libro, publicado en 1516. En ella teorizaba acerca de una isla de ese nombre que era ideal y perfecta.

Otros autores también escribieron sus utopías para ilustrar su concepción sobre la sociedad, ya sea exhibiendo una cercana a la perfección o caricaturizando su propia sociedad contemporánea. Entre otros, cabe destacar a: Platón (La República, que tenía por modelo las leyes de Esparta).

Hay quien defiende que sería más preciso utilizar el término ucronía, puesto que las utopías se proyectan hacia el futuro en el tiempo. Otro concepto relacionado es el de distopía, una sociedad imaginaria de características negativas, como la creada por Orwell en su novela 1984.

El término socialismo utópico se utilizó para distinguirlo del autodenominado socialismo científico o marxismo.

"La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor." -- Anatole France (1844-1924)

"Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra." -- Gabriel García Márquez (1927-)

¿Qué es una Utopía?

¿Qué es una utopía? ¿por qué creamos este concepto, y a qué campos aplica? ¿puede hacerse realidad?

Una utopía es un sistema idealizado de sociedad, concepto que ha sido tratado ampliamente en la literatura (y quién no ha soñado o conversado acerca de su propia idea de lo que sería una "sociedad ideal".

Etimológicamente la palabra proviene del griego, derivada de diferentes significados "no" con "lugar", y asimismo "buen" "lugar". Jugando con estos significados podemos pensar que una utopía es ese "buen lugar" que en realidad no existe.

Fue Tomás Moro quién utilizó por primera ves de manera extensa de esta manera el término, en su libro llamado "Del estado ideal en una república en la nueva isla de Utopía" (traducido del latín), obra que data de 1516.

En todo caso el concepto más allá del uso de la palabra no es nada nuevo, y en todas las épocas de la historia el ser humano ha imaginado como sería una sociedad ideal o perfecta; en general lo que tienen en común estos ideales son una sociedad más justa, más solidaria, y que permite y asimismo estimula la felicidad y la capacidad de ser felices de los individuos.

De cierta manera algunos afirman que todos tenemos la idea de una sociedad ideal, y que esta tiene su utilidad o finalidad, en el sentido de que represente lo que nos gustaría que fuera nuestra actual sociedad, actuando como un marco de referencia y perfeccionamiento, como una "guía" a seguir, aunque no se alcance nunca esta ideal meta.

Y llegando al final de lo que preguntas, ¿puede hacerse realidad?, en mi opinión no, o por lo menos no existe evidencia que una utopía, una sociedad "ideal" en todos los sentidos, pueda funcionar, por las muchas limitaciones humanas, y nuestras naturales diferencias en la forma de ser y pensar (lo que es ideal para unos no serías deseable para otros, y así). De hecho durante los siglos XIX y XX surgieron comunidades alternativas que buscaron en una pequeña escala la utopía, pero por diversos factores no prosperaron.

Aparte, el término utopía se suele utilizar en la vida cotidiana para referirnos a cualquier visión idealizada de la realidad, de nuestra situación, la del mundo, etc... :)

Utopía (Tomás Moro)

Utopía, cuyo nombre original en latín es Libellus . . . De optimo reipublicae statu, deque nova insula Vtopiae (en español, Libro Del estado ideal de una república en la nueva isla de Utopía) es un libro escrito por Tomás Moro y publicado en 1516.

Ilustración de la primera edición. 1516.

El libro consta de dos partes. La primera es un diálogo que gira principalmente en torno a cuestiones filosóficas, políticas y económicas en la Inglaterra contemporánea al autor y la segunda parte es la narración que uno de los personajes del diálogo realiza de la isla de Utopía.

El nombre de la isla fue inventado por Moro y los estudiosos de su obra le atribuyen dos orígenes, ambos del griego. Uno es ou, que significa "no" y el otro eu, que significa "bueno". En ambos casos, el prefijo se complementa con la palabra topos, que se traduce como "lugar".

Aunque con el paso del tiempo el término utopía se haya popularizado como sinónimo de perfección, u objetivo inalcanzable, Tomás Moro no le atribuye explícitamente ese significado en su obra.

Concepto de Utopía

El término proviene del griego oy (no) y tópos (lugar) o sea, el lugar que no existe. Es la visión de algo irreal o que no se podrá realizar, mejor que el existente y creado para influir en una mejora para el presente.

Se diferencia del mito por tener una proyección hacia el pasado y de la escatología, por una proyección hacia el futuro con poca participación de lo presente. Por otro lado, la utopía si bien presenta un sistema intemporal y arbitrario, sin contar con las realidades y las etapas que lo posibilitarían, es revolucionario en el sentido de entrar en polémica con la situación existente.

El movimiento revolucionario-realista impulsado por Marx puede considerarse con herencia de elementos utópicos. La utopía fue preconizada por Platón, pero el nombre se debe a Tomás Moro, a la que continuaron las de Campanella, Bacon, Cabet, Bellamy, etc.

Es llamativo constatar que las utopías contemporáneas se caracterizan por una visión pesimista del futuro; asi en Herbert Wells, George Orwell, Aldous Huxley, Skinner, como consecuencia de la incertidumbre del porvenir que espera a la civilización técnica, la cual por el momento arrastra al hombre a una carrera acelerada e irreversible.

Encontramos dentro del ámbito político, el socialismo utópico que es planteado como una solución a la opresión de las masas bajo el capitalismo oligárquico, y que intentaba conseguirlo por medios pacíficos y racionales; a los que se opusieron Marx y Engels, con el socialismo científico, basado en la lucha de clases, dirigida por un partido fuerte y organizado.

Definición de Utopía

¿Que es Utopía? ¿Que significa Utopía? Definir Utopía. Concepto de Utopía:

1a. Definición de Utopía: Sistema o proyecto, ideal pero que no se puede realizar.

2a. Definición de Utopía (filosofía): Concepción de una sociedad ideal en la que las relaciones humanas se regulen mecánica o armoniosamente.

Concuerdo de Género: no se aplica

Forma Plural: utopías, utopias

Clasificación: sustantivo feminino

"Una utopía es un Estado ideal o sin tacha, no sólo lógicamente consecuente en su estructura, sino capaz de permitir a sus habitantes toda la libertad y la felicidad posibles en la vida humana. Considerada como un ideal social final o definitivo, la utopía es una sociedad estática; y la mayor parte de las utopías han incorporado salvaguardas contra una alteración radical de su estructura."

Pero esta definición, como casi todas, es insuficiente, por lo que hay que intentar matizarla y comprender un poco más a fondo, en este escueto espacio, lo que supone la utopía y el pensamiento utópico.

El término «utopía» nace con la obra del mismo nombre de Tomás Moro, publicada en 1516. Topos significa, en griego, lugar o país, mientras que la «u» inicial genera dos acepciones: ou-topía, en ningún lugar, y eu-topía, el país donde todo está bien, el Estado Perfecto. Moro consideraba ambas, para hacer notar tanto la irrealidad como la perfección de su propuesta. Como señala Beatriz Fernández Herrero, la primera se refiere al espacio, inexistente o al menos desconocido, y tiene que ver con la dimensión mítica y ahistórica de la utopía; la segunda indica la temporalidad de la utopía, relacionada con el deseo de que se haga efectiva en la realidad, algo posible porque la sociedad se puede transformar dentro del tiempo histórico, normalmente proyectado hacia el futuro. Así, se puede decir que se conforma tanto de pensamiento mítico como de pensamiento racional. José Luis Abellán sintetiza así esta contradicción aparente: «Es la consecuencia del deseo de realización del mito, que trata de plasmarlo dentro del pensamiento racionalista, adaptándose a la estructura mental del hombre moderno». Es decir, aúna elementos antropológicos con elementos históricos.

Una utopía puede ser lúdica, de realización, crítica, deseada, esperable, etc. Esta diversidad tipológica ha llevado a menudo al intento de dividirla polarizando en extremos, cuyo máximo ejemplo sería el de la distinción entre utopía y distopía o contrautopía, es decir, una utopía con resultados negativos.

Significado de Utopía

utopía s. f. Proyecto, idea o plan ideal y muy bueno, pero imposible de realizar.quimera.

Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.


utopía o utopia

f. Plan ideal de gobierno en que todo está perfectamente determinado. El concepto procede de la obra de Tomás Moro Utopía, en la que describe la república de la imaginaria isla de Utopía.

fig.Plan o sistema ideal, pero irrealizable.

filos. y sociol. Acción social o proyecto de acción que, presentándose como una negación de la realidad histórica existente, se fija unos objetivos explícitos sin tener en cuenta las formas de organización social que permitan alcanzar tales objetivos.

Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.


utopía

s f utopía [uto'pia]

1 sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta

Tomás Moro describió la perfecta utopía.

2 plan ideal que es irrealizable en el momento en que se concibe

Su propuesta fue juzgada como una utopía impracticable.


Utopía, Significado

A través del término utopía se refiere a aquella proyección humana de un mundo idealizado. A diferencia de otros conceptos, el de utopía tiene un concreto autor, el escritor inglés Tomás Moro, quien por primera vez lo utilizó y luego popularizó en su obra Dē Optimo Rēpūblicae Statu dēque Nova Insula Ūtopia publicada en el año 1516. Allí, Utopía, es el nombre dado a una comunidad ficticia cuya organización política, económica y cultural contrasta en muchísimos aspectos con las comunidades contemporáneas a Moro y en la cual por sobre todas las cosas priman la pureza y la perfección.

En la ciudad de Utopía made in Moro, la comunidad se encuentra organizada de manera super racional, todos los habitantes viven en casas iguales y comparten sus bienes. En los tiempos libres, el arte y la lectura, son las actividades más desplegadas por los “utópicos” y solo en casos muy extremos son enviados a la guerra, por eso, mayormente, esta sociedad esta acostumbrada a vivir en circunstancias de paz y armonía de intereses.

En la actualidad, la gente, utiliza el término de utopía cuando quiere hacer referencia a aquel plan o proyecto que se presenta a los ojos de cualquiera que lo conozca como irrealizable en el momento en el cual se lo concibe o plantea. Básicamente, porque capaz propone o promueve sentimientos o condiciones que en una determinada comunidad o contexto resultan prácticamente imposibles. Por ejemplo, hoy en día, un plan de paz mundial extendido a todo rincón del mundo resulta una utopía porque hay tantos intereses contrapuestos y un odio entre sectores tan arraigado que hace imposible tan solo pensar en la concreción de ese plan.

Las utopías existen en todos los ámbitos, están las económicas, como ser la de poder vivir en un mundo en el cual no exista el dinero y donde todos podamos hacer solamente trabajos que nos agraden o gusten. Luego están las ecologistas, las políticas y religiosas.

La Verdadera Utopía

        EL CIELO

El cielo: ideas rápidas sobre el cielo. ¿Qué premios hay en el cielo?, ¿algún atajo para ir al cielo?, ¿conviene desearlo?

  • A. ¿Cómo es el cielo?

  • B. ¿Como alcanzar el cielo?

A. ¿CÓMO ES EL CIELO?

1. ¿Qué es el cielo? Se llama cielo al estado de felicidad de quienes mueren en gracia de Dios. Es la sentencia de premio en el juicio divino. Es la situación de gozo completo sin mezcla de dolores que reciben quienes alcanzan la santidad y se presentan ante el Señor con el alma limpia, brillante, adornada de virtudes y buenas obras.

2. ¿Qué premios hay en el cielo? El cielo es un premio eterno. Allí nadie puede pecar, ni lo desea. Sólo se ama el bien. Los gozos del cielo duran para siempre, nunca terminan. Suelen agruparse en dos:

  • La visión de Dios. Es el premio principal: la unión con Dios, la intimidad con el Señor que es el Bien supremo y origen de todos los bienes y gozos posibles. Y como Dios es infinito, el gozo del cielo siempre es creciente e inagotable la felicidad.

  • La felicidad completa. Todos los buenos deseos satisfechos, todas las ilusiones cumplidas. En compañía de los ángeles y los santos, y de Santa María.

3. ¿Por qué cuesta tanto imaginar la gran felicidad del cielo? Porque el mayor gozo del cielo es espiritual, y en esta vida hay mucha tendencia a buscar la felicidad en asuntos materiales. Así se pierde soltura para captar los bienes espirituales y su valor superior.

4. ¿Hay diversos gozos en el cielo? Sí. Los más santos gozarán en el cielo de una felicidad mayor. Suele ponerse el ejemplo siguiente: imaginemos varios recipientes de distinta capacidad: un vaso, una botella, una tinaja, un tonel. Si los llenamos, todos estarán completos pero cada uno según su capacidad. En el cielo seremos completamente felices pero cada uno según la capacidad de su corazón.

5. ¿En el cielo seguiremos amando a los seres queridos? Todas las personas del cielo serán seres queridos, especialmente los que ahora son apreciados, y los que nos hayan hecho algún bien. Allí será conocido ese bien.

B. ¿CÓMO ALCANZAR EL CIELO?

6. ¿El cielo es un autopremio? En parte sí pues cada uno lo alcanza con sus méritos y buenas obras. Pero más bien es fruto del amor de Dios que ha establecido gratuitamente ese premio tan grande. Nadie puede autollevarse al cielo; es el Señor quien lo otorga.

7. ¿Qué camino conduce al cielo? Nuestro Señor Jesucristo nos indicó el modo de vida que nos llevará al cielo. Basta poner en práctica sus enseñanzas. Para conseguirlo, será necesario contar con la ayuda de los sacramentos y de la oración.

8. ¿Consejos y atajos para ir al cielo? Para avanzar rápidamente hacia el cielo se suele recomendar:

  • El repaso asiduo de las enseñanzas de Cristo (doctrina cristiana).

    • http://www.santos-catolicos.com/espiritual/

    • http://www.santos-catolicos.com/dogma/

    • http://www.santos-catolicos.com/apologetica/

  • La práctica frecuente de la confesión.

  • La devoción confiada hacia María Santísima.

    • http://www.santos-catolicos.com/rosario/

9. ¿Conviene desear el cielo? Es muy conveniente desear el cielo fomentando el ánimo y la esperanza de llegar a ver a Dios. Además de desearlo, habrá que ir dando pasos hacia el cielo, pero se camina más velozmente hacia los ideales si se fomenta la ilusión por la meta.

10. ¿Desear el cielo no es egoísmo? El egoísmo es un amor propio exagerado y que prescinde de los demás. En cambio, el deseo del cielo es un amor propio correcto -el mejor- y no olvida a los demás, ya que el camino hacia el cielo incluye la caridad, amor a Dios, el servicio, el afán apostólico, etc.

¿Quién fue Tomás Moro?

Thomas More es su nombre original, siguiendo la costumbre de traducir nombres que se mantuvo hasta principios del siglo veinte y en el caso de la versión española: Tomás Moro, se debe a que en latín (idioma en que se solía escribir de manera formal en aquella época) él firmaba como Thomas Morus. Nace en Inglaterra en 1478 y 1535, su padre fue maestro, jurista y estadista de cierta fama perteneciente a lo que se suele llamar la "baja nobleza". Como ocurre con los personajes de su época, es poco lo que se sabe de su infancia, fue paje del Arzobispo de Canterbury y de allí realizó sus estudios sobre teología, retórica y filosofía en varios colegios universitarios.

Termina viviendo como laico con los padres Catujos (Tercera Orden de San Francisco), siempre se sintió atraído por la vida monástica. Para este momento ya sabía hablar latín y francés (a parte del inglés, por supuesto), luego incorpora el italiano. Adquiere cierta fama como poeta y traductor, también conoce a varios personajes importantes del renacimiento, entre ellos a Erasmo de Rotterdam, con quien realizaría varios trabajos luego. Deja el monasterio y se se casa, de este matrimonio nacen 4 hijos. Ya como abogado y luego juez, medita mucho sobre la injusticia en el mundo y su relación con los humanistas, como Erasmo de Rotterdam, lo preparan para escribir la que se considera su mayor obra "Utopía", en cuya primera parte critica la estructura social de Inglaterra y en la segunda parte describe como debe ser una sociedad ideal, una sociedad cuyo orden político se caracterizaba por la igualdad, la fe religiosa, tolerancia y la democracia, una democracia basada en la razón y el humanismo religioso.

Luego Tomás Moro entra en contacto con Enrique VIII, a raíz de unos poemas que le dedica al joven rey, este muy impresionado por las cualidades personales e intelectuales se hace su amigo y poco a poco le asigna cargos de responsabilidad: Embajador en los Países Bajos, miembro del Consejo Privado del Rey, portavoz de la Cámara de lo Comunes y Canciller de Inglaterra (el primer laico en ocupar tal posición). Como católico temeroso y abogado prudente, desempeñó esos cargos con gran lealtad, con la reforma protestante de Lutero, evita que la Iglesia Anglicana se dividiera y hasta donde pudo evitó que Inglaterra entrara en guerras. Ayudó a Enrique VIII a suavizar su carácter duro, impulsivo y a veces pedante.

Cuando Enrique VIII escribe sobre la fe Católica (cosa que le vale elogios hasta del mismo Papa) se nota muy bien la influencia de Tomás Moro. Para este instante su primera esposa ha muerto y se ha casado con una viuda que ya tiene una hija. Cuando Enrique VIII quiere divorciarse de Catalina de Aragón para casarse con Ana Bolena Tomás Moro se le enfrenta y renuncia a la cancillería. Muchos pensarán que fue un error pero era un hombre de conciencia y esto no lo pudo tolerar, aunque fuera un amigo. Aquí empieza la "tragedia" para Tomás Moro, Enrique VIII era rencoroso, pero sentía un gran afecto por él. Cuando el rey rompe con Roma, se apropia de los bienes de la Iglesia y hace que la Iglesia Anglicana se le someta escribe la "Ley de Sucesión" que legitima, entre otras cosas, el matrimonio con Ana Bolena, por esta ley se debía hacer un juramento en el que se reconocía la validez de tal ley y del mencionado matrimonio.

Tomás Moro no hizo tal juramento y fue encarcelado pero como buen abogado tenía un "as en la manga": para condenarlo la ley inglesa exigía demostrar el delito, si bien él no había hecho el juramento no existía forma de demostrarlo porque él simplemente había guardado silencio, no hecho nada más que eso, solo guardaba silencio. Esto no demostraba ningún delito y durante un año entero Europa estuvo al tanto de los labios cerrados del antiguo canciller de Inglaterra. Ese silencio ha inspirado muchísimos trabajos de escritores y hasta juristas renombrados, también ha inspirado varias películas de las que rescato la protagonizada por Charlton Heston en 1988 que realiza una actuación soberbia, aunque la más laureada es la que en 1966 protagonizó Paul Scofield que tampoco deja de tener sus grandes méritos, pero yo prefiero la otra, como nota adicional ambas tienen un nombre muy significativo: Un hombre para la eternidad.

En su juicio no hubo manera de hacerle hablar sobre el porqué de su silencio, de hecho nadie sabía el por que se quedaba callado cada vez que se le pedía jurar "Ley de Sucesión" hasta que un testimonio, perjuro, lo incriminó. Se dice que Enrique VIII escuchó a hurtadillas todo el juicio pero nunca le presentó la cara, pues según la ley de entonces, una persona tenía el derecho de ver a su acusador, aunque fuera el rey sin embargo Enrique VIII se valió de una ley antigua que le permitía nombrar un representante. Una vez terminado el juicio, que parecía más un linchamiento, Tomás More toma la palabra explica por que la ley es inválida y el matrimonio del rey también, como el rey ha quebrantado un juramento ante la Iglesia Católica y por tanto pierde sus derechos como rey. Supongo que esto sería un duro golpe para Enrique VIII pues en el fondo le dio todas las oportunidades que pudo y mantuvo la esperanza de que se retractaría y prestaría juramento, además la fama de Tomás Moro en toda Europa podía ayudar con sus intenciones políticas pero no fue así.

Santo Tomás Moro, como lo declaró la Iglesia Católica, fue un mártir de la verdad y de su conciencia, un humanista muy singular y un hombre de fe. Mantuvo su característico buen humor hasta el momento de su muerte diciendo una frase que debería ser el epitafio de todo buen cristiano: "Muero siendo el buen siervo del Rey, pero primero de Dios".

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!