Romanticismo: ¿Qué es el Romanticismo? Características del Romanticismo, Definicion y Concepto de Romanticismo

Romanticismo

- El Romanticismo es el movimiento artístico e ideológico más original de la primera mitad del siglo XIX en Europa. La Revolución Francesa y las guerras napoleónicas, junto con las transformaciones de la Revolución Industrial, provocaron un cambio en la sensibilidad y el gusto europeos respecto al clasicismo anterior. El movimiento romántico hunde sus raíces en el siglo XVIII, al igual que el Neoclasicismo del que se considera la antítesis; pero no existe una clara separación entre ambas corrientes que podían coexistir. Las dos se inspiran en las ideas de la "Ilustración". El término «romántico» se aplicó por primera vez en la Inglaterra del siglo XVIII a los jardines ingleses “naturales”.

- El Romanticismo fue un movimiento estético y filosófico que se originó en Alemania a fines del siglo XVIII como una reacción al racionalismo de la “Ilustración” y el Neoclasicismo, dándole preponderancia al sentimiento. Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde Alemania a Inglaterra, Francia, Italia, España, Rusia, Polonia, Estados Unidos y las recién nacidas repúblicas hispanoamericanas. Posteriormente, se fragmentó o transformó en diversas corrientes, como el Parnasianismo, el Simbolismo, el Decadentismo o el Prerrafaelismo, subsumidas en la denominación general de Posromanticismo, una derivación del cual fue el llamado Modernismo hispanoamericano y español. Tuvo fundamentales aportaciones en los campos de la literatura, el arte y la música. Posteriormente, una de las corrientes vanguardistas del siglo XX, el Surrealismo, llevó al extremo los postulados románticos.

¿Qué es el Romanticismo?

El romanticismo fue un movimiento artístico de contenidos políticos y filosóficos instruidos a fines del siglo XVIII en Europa y vigente hasta la mayor parte del siglo XIX. Se caracteriza por una visión opuesta al racionalismo y la “ilustración” y se atrajo por un nacionalismo no exento del contexto geopolítico europeo.

Inicialmente sólo era una actitud, un estado del espíritu, pero más tarde pasó a convertirse en un movimiento con ideales y una cosmología centrada en el individuo. Los autores románticos ocuparon el propio sujeto en sus trabajos, exaltando el drama humano, la moral, el amor trágico y las ideas utópicas. Si el siglo XVIII fue marcado por la objetividad y por la “razón”, el inicio del siglo XIX estaría dominado en escena por el lirismo, la subjetividad, el ser, la emoción y el yo.

El término romántico alude al movimiento estético o, en un sentido más amplio, a la tendencia poética e idealista de alguien que no dispone de un juicio objetivo. El Romanticismo es el arte del sueño y la fantasía; da valor a las fuerzas creativas del individuo y de la imaginación popular y choca contra el arte clásico equilibrado. Ocupa momentos de inspiración fugaz con fuerte carácter subjetivo inspirados en la fe, el sueño, la pasión, la intuición, el deseo, la salud, la naturaleza y la fuerza de las leyendas nacionales.

Contexto Histórico

El culto a la naturaleza y la imaginación se había iniciado con los escoceses en el siglo XIII, cuando aparecieron las primeras historias de caballeros y doncellas en verso. En esa época, las narrativas eran clasificadas en el género del romance.

El origen que llevaría al concepto de Romanticismo sería implantado en el siglo XVII, cuando el espíritu clásico empezaría a ser impugnado en Gran Bretaña.

El Romanticismo surgió en Europa en una época en que el clima intelectual era de gran rebeldía. En la política, caían sistemas de gobierno despóticos y aparecía el liberalismo político. –no confundir con el liberalismo económico del siglo XX. En el campo social dominaría el inconformismo. En el terreno artístico, el rechazo a las normas. La Revolución Francesa es el apogeo de ese siglo de oposición.

El Romanticismo nacía inicialmente en la futura Alemania y en Inglaterra. En Alemania, el Romanticismo tendría, incluso, fundamental importancia en la unificación germánica a través del movimiento ‘Sturm und Drang’ (en español ‘tormenta y pasión’).

El Romanticismo vendría a manifestarse de manera bastante variada en las diferentes artes y marcaría, sobre todo, la literatura y la música (aunque de manera más tardía que en otras artes). A medida que la escuela fue evolucionando, fueron surgiendo críticos a su exagerada idealización de la realidad. De estos críticos surgiría el movimiento que daría forma al Realismo.

Definición de Romanticismo

Se conoce como Romanticismo a aquel estilo artístico característico de los siglos XVIII y XIX. El mismo se ha considerado un resultado de los cambios a nivel político, económico y social que se dieron en Europa y entre los cuales deberíamos mencionar la Revolución Francesa, la Revolución Industrial y el avance del capitalismo a nivel mundial. El Romanticismo como expresión artística surge entonces como una oposición a la sociedad de la época, a la cual consideraba hundida en el consumismo y en la superficialidad. Por tanto, se interesó por la representación de los sentimientos humanos en contraposición a la frívolidad, en la vuelta a valores típicos de cada región en oposición al internacionalismo, entre otras cosas.

Cuando se habla de Romanticismo, se hace referencia principalmente al arte plástico, aquel que logró mayor esplendor bajo este estilo artístico. En este sentido, fueron los pintores alemanes y del norte de Europa aquellos que obtuvieron mayor espectacularidad en sus obras. Estas obras buscaron representar temas tales como la pequeñez del ser humano frente a la naturaleza, los sentimientos humanos de nostalgia, melancolía, terror y pasión frente al racionalismo y a la frívolidad, a las fantasías y leyendas medievales frente a la cultura clásica.

Al mismo tiempo, el Romanticismo se erigió desde el ámbito artístico como un claro representante de la noción política que empezaba a nacer en esa época y que no fue otra que la de nación. El Romanticismo por tanto buscó revalorizar la particularidad de cada región de Europa. Tal es así que gran parte de las obras románticas retoman historias y leyendas tradicionales de diferentes países y las adaptan a la época.

Entre los autores románticos más significantes debemos mencionar a Beethoven, Wagner, Mozart y Haydn en la música; Goethe, Poe y Schelling para literatura y filosofía; Goya, Turner y Friedrich para el arte plástico entre miles de otros.

Concepto de Romanticismo

El Romanticismo es un movimiento cultural y político originado en el Reino Unido y Alemania a finales del siglo XVIII como una reacción revolucionaria contra el racionalismo de la "Ilustración" y el Neoclasicismo, dándole importancia al sentimiento. La así llamado libertad es su búsqueda constante, por eso es que su rasgo revolucionario es incuestionable. Debido a que el romanticismo es una manera de sentir y concebir la naturaleza, la vida y al hombre mismo es que se presenta de manera distinta y particular en cada país donde se desarrolla; incluso dentro de una misma nación se desarrollan distintas tendencias proyectándose también en todas las artes. Se desarrolló fundamentalmente en la primera mitad del siglo XIX, extendiéndose desde Inglaterra a Alemania. Después a Francia, Italia, España, etc. Tuvo fundamentales aportes en los campos de la literatura, el arte y la música.

Algunas de las características determinantes del tipo romántico son:

  • Romanticismo y juventud van unidos.

  • La independencia. Variedad de modelos. Derechos a la diversidad

  • El individualismo. El culto al Yo, base del romanticismo

  • La libertad. Exposición de las ideas liberales. Libertad frente a la autoridad normátiva.

  • El sentimiento. Literatura de carácter sentimental. Exposición de la sensibilidad, imaginación y fantasía.

  • El culto a la naturaleza. Amor por todas las bellezas que ofrece la naturaleza: prados, mares, horizontes, montes, etc.

  • El interés por lo exótico. Gusto por los escenarios lejanos para la fantasía: Grecia, Oriente, América, etc.

  • La valoración de la Edad Media. Exaltación del espíritu cristiano, y amor por el arte gótico.

Concepto de Costumbre

El nombre dado a la literatura dedicada a la representación de costumbres de una región o un país en particular en cierta época; fue muy practicado en el siglo XIX. Tendencia o género literario que se caracteriza por el retrato e interpretación de las costumbres y tipos del País.

La descripción que resulta es conocida como “cuadro de costumbres” si retrata una escena típica, o “artículo de costumbres” si describe con tono humorístico y satírico algún aspecto de la vida. Los cuadros de costumbres, llamados también artículos de costumbres son bocetos cortos en los que se pintan costumbres, usos, hábitos, tipos característicos o representativos de la sociedad, paisaje, diversiones y hasta animales, unas veces con el ánimo de divertir y otras con marcada intención de crítica social y de indicar reformas con dimensión moralizadora.

El artículo de costumbre es uno de los géneros más ampliamente leídos en el Mundo Hispánico, al parecer porque interpretan raíces hondas de la raza y corresponden al gusto por estos estudios de la realidad circundante.

Características del Romanticismo

Se pueden resumir en las siguientes:

La Libertad de creación frente a los cánones del Neoclasicismo.


Friedrich. El viajero

El Subjetivismo y el individualismo frente a la rigidez de las reglas académicas. Se valoran especialmente la originalidad, la diversidad y la particularidad frente a la unidad de la “Ilustración”.

La Importancia de los sentimientos, las emociones y las pasiones (amor, sufrimiento, odio). Se exaltan los sentimientos religiosos, patrióticos y los inspirados en la naturaleza (el paisaje alcanza gran interés). Cobran relieve las ideas de libertad e igualdad.


Gericault. Carrera de caballos

La excelencia de la imaginación y la fantasía frente al racionalismo clasicista de los “ilustrados”, recreando mundos pasados (fundamentalmente, la Edad Media) o exóticos (Norte de África y Oriente).

Delacroix. Calle de Meknés

Friedrich. Ciudad medieval

El instinto frente a la razón y las situaciones límite frente al equilibrio y la armonía.

Algunas citas relevantes:

Papa Gregorio XVI, Mirari vos (# 15), 15 de agosto de 1832: Debemos también tratar en este lugar de la libertad de imprenta, nunca suficientemente condenada, si por tal se entiende el derecho de dar a la luz pública toda clase de escritos; libertad, por muchos deseada y promovida. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar qué monstruos de doctrina, o mejor dicho, qué sinnúmero de errores nos rodea, diseminándose por todas partes, en innumerables libros, folletos y artículos que, si son insignificantes por su extensión, no lo son ciertamente por la malicia que encierran.”

Papa León XIII, Libertas, (# 42), 20 de junio de 1888: “De lo dicho se sigue que no es lícito de ninguna manera pedir, defender, conceder la libertad de pensamiento, de prensa, de enseñanza, ni tampoco la de cultos, como otros tantos derechos correspondientes al hombre por naturaleza.”

Papa León XIII, Inmortale Dei, (# 34), 1 de noviembre de 1885: “Así Gregorio XVI, en su Carta Encíclica que comienza Mirari Vos, del 15 de Agosto de 1832 condena en gravísimos términos lo que entonces ya se propalaba: que en materia de culto divino no había necesidad de escoger, que cada cual es libre de opinar sobre la religión lo que le plazca, que el juez de cada uno es únicamente su propia conciencia, que, además, cada cual puede publicar lo que se le antoje y que igualmente es lícito maquinar cambios políticos.”

Papa León XIII, Libertas, # 21-23, 20 de junio de 1888: Veda, pues, la justicia, y védalo también la razón, que el Estado sea ateo, o lo que viene a parar en el ateísmo, que se haya de igual modo con respecto a las varias que llaman religiones, y conceda a todas promiscuamente iguales derechos. Siendo, pues, necesario al Estado profesar una religión, ha de profesar la única verdadera, la cual sin dificultad se conoce, singularmente en los pueblos católicos, puesto que en ella aparecen como sellados los caracteres de la verdad. (…) Hay derecho para propagar en la sociedad libre y prudentemente lo verdadero y lo honesto para que se extienda al mayor número posible su beneficio; pero en cuanto a las opiniones falsas, pestilencia la más mortífera del entendimiento, y en cuanto a los vicios, que corrompen el alma y las costumbres, es justo que la pública autoridad los cohíba con diligencia para que no vayan cundiendo insensiblemente en daño de la misma sociedad.”

www.Santificacion.Info
¡DVDs, Libros y Artículos Gratis!
FREE DVDs & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDs & VIDEOS FOR FREE!